martes, 24 de enero de 2012

Jesús, el Rey de la gloria

¿Quién es este Rey de la gloria? Es el Señor Todopoderoso; ¡él es el rey de la gloria!
Salmo 24:10.


Lectura diaria: Salmo 24:1-10. Versículo principal: Salmo 24:10.

REFLEXIÓN

El Señor es el Rey de la gloria porque es el dueño absoluto de todo cuanto existe; “el mundo y cuantos lo habitan” (v. 1). Es el Rey de la gloria porque es el fuerte, el valiente guerrero (v. 8). Jesús es el Rey de la gloria porque es el Rey de reyes y Señor de señores (Ap. 19:16). Jesús es el Rey de la gloria porque es el “Verbo de Dios”, quien aparecerá en el cielo vestido con un manto teñido en sangre (Ap. 19:11-13) y todo ojo lo verá y por Él harán lamentación (Ap. 1:7).
Vendrá como ladrón en la noche (1 Ts. 5:1 y 2 P. 3:10), sin saber el día ni la hora; por eso debemos estar preparados. “El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan• (2 P. 3:9). Sí, mis buenos amigos que leen este devocional: el Señor, Rey de la gloria está esperando por cada uno de ustedes. La salvación que vino a darnos con su propia sangre no es cuento de hadas, es una realidad y de nosotros depende si la aceptamos o no. Si la aceptamos, tendremos vida eterna junto al Rey de reyes y si la rechazamos tendremos el fuego eterno por casa, junto al príncipe de este mundo: Satanás; gozaremos pero del castigo eterno: “Allí habrá llanto y rechinar de dientes” (Lc. 13:28).
Como reflexión para los cristianos: comportándonos como tal; esperando ansiosamente su venida y sin que nos coja desapercibidos. Para los que no lo son: tienen la oportunidad de abrirle su corazón a Jesús y reconocerle como el Señor de la gloria para tener derecho a la entrada triunfal en la patria celestial.

Señor Jesús: Gracias porque siendo tú el Rey de reyes, el Todopoderoso, viniste a darnos el regalo más precioso; no escatimaste nada de lo tuyo con tal de vernos en la gloria a tu lado. ¡Amor más grande no existe!


Un abrazo y bendiciones.