jueves, 17 de octubre de 2019

El apego a lo material nos aleja de Dios


Jesús comentó: —¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios!  En realidad, le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de Dios. 
Lucas 18:24-25.  NVI.

Lectura: Lucas 18:18-30. Versículos del día: Lucas 18:24-25.

MEDITACIÓN DIARIA

Esto lo dijo Jesús al ver al joven rico que decía haber cumplido con todo lo ordenado pero que cuando, como decimos en Colombia: ‘le tocaron el bolsillo’, cambia de parecer; se entristeció porque tenía mucho dinero (v. 23). Ante las palabras del versículo 25, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja que un rico entrar al reino de los cielos, se preguntaban ellos, entonces, ¿quién podrá ser salvo?  “Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios —aclaró Jesús” (v. 27). Y continúa diciendo: “—Les aseguro —respondió Jesús— que todo el que por causa del reino de Dios haya dejado casa, esposa, hermanos, padres o hijos 30 recibirá mucho más en este tiempo; y en la edad venidera, la vida eterna” (vv. 29-30). Dios es fiel y cumplirá su promesa. Jesús quiere que lo sigamos totalmente. No implica dejar botada a la familia, al contrario, el servir para el Señor, une más los lazos familiares en una relación cuando son ellos, los primeros conquistados para Dios.

Señor Jesús: gracias porque nos has puesto en el corazón amarte y seguirte como nuestro Dios, Señor y Salvador. No permitas que el apego a lo material nos aleje de tu lado. Estamos en tus manos y te pedimos que nos uses en la consecución de agrandar el reino de los cielos para que tu Nombre sea exaltado por siempre. ¡Aleluya!

Un abrazo y bendiciones.

miércoles, 16 de octubre de 2019

Hacer el bien sin esperar recompensa. Dios pagará


Señor, ten compasión de nosotros; pues en ti esperamos. Sé nuestra fortaleza cada mañana, nuestra salvación en tiempo de angustia. 
Isaías 33:2. NVI.

Lectura: Isaías 33:1-6.  Versículo del día: Isaías 33:2.

MEDITACIÓN DIARIA

A veces nos cuestionamos a nosotros o cómo me pasa a mí: a Dios. Sé que está mal, pero analizando al rey David, quien tenía un corazón conforme al corazón de Dios y era tan sincero frente a Él, pienso que de todas maneras, no está mal hablarle al Señor con nuestro corazón abierto y adolorido. Esto lo digo porque le pedimos al Señor fortaleza y sacarnos de la angustia cuando nos hallamos en una situación ante todo injusta.
Mi hijo Juan Manuel, tiene una empresa de ingeniería en Medellín y una señora que trabajó con él en un proyecto, al cabo del tiempo fue a pedirle que la vinculara a la EPS como si fuera su empleada y ella se comprometía a pagarle la cuota mensual. El problema era que estaba embarazada y le urgía estar en una EPS. Las EPS en Colombia son las empresas prestadoras de salud y por ley toda persona que esté trabajando tiene que estar afiliado a alguna y con más razón la ley favorece con muchas prebendas a la mujer embarazada. Juan Manuel con el corazón que tiene de nobleza no le vio ningún problema; le hizo el favor, pero la tal señora no pagó lo prometido y Juan Manuel tampoco lo pudo hacer. Conclusión la señora lo demandó. Les digo que a todos en la familia nos dolió y enfureció esa actuación porque conocemos perfectamente a Juan Manuel.
Yo me cuestioné preguntándole a Dios sobre estas cosas absurdas y el por qué. Ahí sale el dicho del cuento de la culebra: ‘el bien con el mal se paga’.  Pero leyendo dicho cuento el Señor me recordó algo que lo hablamos. pero tal vez no practicamos: hay que hacer el bien sin esperar recompensa alguna porque nos vamos a desilusionar. Y Dios nos manda hacer el bien siempre que podamos.: “No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos” (Gálatas 6:9). Esa es la clave; Dios trajo tranquilidad a mi corazón y reforzó mi concepto de hacer el bien siempre, sin esperar nada a cambio. A su debido tiempo, sin darnos cuenta, cosecharemos lo sembrado. “Él será la seguridad de tus tiempos, te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del Señor será tu tesoro” (v. 6 en la lectura). ¡Adelante Juan Manuel! Dios es tu seguridad y tu más preciado Tesoro.

Amado Dios: gracias porque Tú te encargas de enseñarnos o recordarnos lecciones nuevas o olvidadas. Te doy infinitas gracias por el corazón que le has dado a mi hijo y te ruego que siempre lo lleves de tu mano permitiendo que crezca cual árbol plantado a la orilla del río, dando buen fruto a su tiempo y sin que sus hojas se marchiten. Te entrego también la vida de mis otros dos hijitos. ¡Alabo y bendigo tu Nombre bendito Señor!

Un abrazo y bendiciones.

martes, 15 de octubre de 2019

¡Si perezco, que perezca!


No te imagines que por estar en la casa del rey serás la única que escape con vida de entre todos los judíos. 
Ester: 3:13. NVI.

Lectura: Ester 3:1-17.  Versículo del día: Ester 3:13.

MEDITACIÓN DIARIA

Estas fueron las palabras que Mardoqueo le mandó decir a Ester, ante la excusa de ella de no poder presentarse ante el rey. La reina había dicho: “Todos los servidores del rey y el pueblo de las provincias del reino saben que, para cualquier hombre o mujer que, sin ser invitado por el rey, se acerque a él en el patio interior, hay una sola ley: la pena de muerte. La única excepción es que el rey, extendiendo su cetro de oro, le perdone la vida. En cuanto a mí, hace ya treinta días que el rey no me ha pedido presentarme ante él” (v. 11). Bueno, Ester al ver la reacción de Mardoqueo (v. 13), resuelve tomar cartas en el asunto y devuelve esta comunicación: “Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y, si perezco, que perezca!” (v. 16). ¡Hasta dónde cambió su percepción del asunto la reina Ester! “¡Y, si perezco, que perezca!”. Estuvo dispuesta a morir si fuera necesario.
Mujeres: nosotras jugamos un papel importante en la sociedad y debemos incluso salirnos del rol en el que nos encontramos e ir más allá. Que el ejemplo de Ester nos sirva como referendo y seamos exactamente como bien lo dice el capítulo 31 de Proverbios hablando de la mujer virtuosa. “Decidida se ciñe la cintura y se apresta para el trabajo”; “Se reviste de fuerza y dignidad, y afronta segura el porvenir” (Proverbios 31:17 y 25).

Amado Señor: bien sabemos que nos hiciste frágiles como vasos de cristal, pero también nos inundaste de fortaleza y sensibles al dolor. Permite que esas virtudes salgan a relucir cuando se nos necesita en medio de sociedades tan alejadas de Ti y en medio de un mundo caído. Haznos mujeres decididas hasta el punto de darlo todo porque te conozcan. Gracias por utilizarnos en tu obra bendito Señor. ¡Te alabamos y bendecimos tu Nombre!

Un abrazo y bendiciones.

lunes, 14 de octubre de 2019

Vasijas de barro moldeadas para la gloria de Dios


Por tanto, no nos desanimamos. Al contrario, aunque por fuera nos vamos desgastando, por dentro nos vamos renovando día tras día. 
2 Corintios 4:16. NVI.

Lectura: 2 Corintios 4:1-18.  Versículo del día: 2 Corintios 4:16.

MEDITACIÓN DIARIA

Así es; no importa las veces que hemos estado atribulados porque veamos: “Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros. Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos” (vv. 7-9). ¿Y cuál es el tesoro que tenemos? Bien está escrito en el versículo anterior: “Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo” (v. 6).
Tener al Señor Jesús en nuestras vidas es el mayor tesoro que se pueda recibir. Bien sabemos que las aflicciones o pruebas si nos desgastan, pero al final cuando salimos de ellas, salimos fortalecidos en la fe, en la esperanza y con la certeza de que no nos defrauda en quien hemos creído. Creo que yo puedo decir igual que Pablo: “Escrito está: Creí, y por eso hablé. Con ese mismo espíritu de fe también nosotros creemos, y por eso hablamos” (v. 13). En mis aflicciones me he fortalecido y eso ha sido testimonio para muchos. Puedo dar fe de lo que mi Jesús ha hecho por mí y en algunos casos poder dar consuelo porque aprendí que fui consolada para consolar. La gloria de Dios resplandece con mayor fuerza cuando nuestras vasijas han sido moldeadas una y otra vez.

Amado Señor Jesús: muchas gracias por estar siempre ahí, a mi lado tendiéndome tu mano poderosa no solamente para sanar mi cuerpo. También lo has hecho para levantar a toda mi familia de la crisis financiera; para sacarme del lago cenagoso y volverme a poner en tu redil. Gracias porque Eres un Dios increíblemente amoroso, paciente y perdonador. Quiero hacer tu voluntad Señor. Dame la entereza y el dominio propio para seguir Contigo sin reparo alguno. ¡Te amo mi Jesús!

Un abrazo y bendiciones.

sábado, 12 de octubre de 2019

Como niños dependemos totalmente de Papito Dios


Pero Jesús llamó a los niños y dijo: Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. 
Lucas 18:16. NVI.

Lectura: Lucas 18:15-17.  Versículo del día: Lucas 18:16.

MEDITACIÓN DIARIA

Y el versículo siguiente es; “Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él” (v. 17). El Señor nos pone a los niños como comparación, para hacernos ver que debemos recibir las enseñanzas del reino de Dios con el mismo interés e ingenuidad que lo hacen ellos. El niño es confiado y necesita hacerlo porque depende de quienes lo rodean especialmente de sus padres. Su confianza es natural, no se esfuerza por tenerla; es más pide tranquilo, porque sabe que le darán con el amor que él necesita. “Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él” (v. 17). El niño necesita primero tomar leche para ir creciendo; ya más grandecito, tomará alimento sólido y estará mejor formado en su desarrollo. Así es cuando nacemos de nuevo con el Señor (Juan 3:3), venimos a ser exactamente como niños: necesitamos el alimento espiritual para ir creciendo: “Como bebés recién nacidos, deseen con ganas la leche espiritual pura para que crezcan a una experiencia plena de la salvación. Pidan a gritos ese alimento nutritivo” (1 Pedro 2:2. NTV). Dependemos totalmente de nuestro Papito Dios.

Gracias buen Jesús por poder experimentar desde nuestro nacimiento espiritual Contigo, las mismas cosas que tienen y necesitan los niños. Permite Señor que nuestros corazones estén siempre dispuestos a entender tu Palabra para tomarla con el mismo agrado que los niños toman su leche. Enséñanos a ser sagaces para hacer el bien, pero ingenuos frente al mal. ¡Gracias Bendito Señor!

Un abrazo y bendiciones.

viernes, 11 de octubre de 2019

El tiempo de cruzar al otro lado está muy cerca


Aunque el Señor te dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu maestro no se esconderá más; con tus propios ojos lo verás. 
Isaías 30:20. NVI.

Lectura: Isaías 30:15-26. Versículo del día: Isaías 30:20.

MEDITACIÓN DIARIA

En la vida cristiana tenemos que cruzar desiertos bien áridos y calurosos en donde la sed nos acorrala y en donde nos sentimos desfallecer con frecuencia. Creo que yo he vivido desiertos financieros, emocionales, físicos y bueno tal vez sin tenerlo muy presente y quizá como consecuencia de los anteriores o por mi propio alejamiento, desiertos espirituales. Lo lindo de todo esto, es que el Señor no nos dejará interminablemente ahí. Nos ha prometido una tierra que fluye leche y miel y así es.  Muy claro nos lo afirma el versículo del día: “Aunque el Señor te dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu maestro no se esconderá más; con tus propios ojos lo verás”.
Muchas veces necesitamos como dicen: respirar tranquilo, contar hasta diez e incluso revisar nuestra vida y si es necesario perdonar y pedir perdón (v. 15). Al primero, debe ser a Dios. De todas maneras, sin decirnos mentiras, en cierta forma tampoco le hemos creído y dudamos de su fidelidad. Yo les puedo decir por mi propia experiencia: no es fácil. Una cosa es mirar los toros desde la barrera y otra estar en el ruedo. Para nada es fácil; pero lo hermoso es que al final, el Señor con su bondad y misericordia nos enrolla en un amor que también es difícil de explicar porque nos damos cuenta hasta dónde llega ese, su amor inagotable. Por ejemplo: cuando me diagnosticaron cáncer de seno, el mundo literalmente se me cayó. Después de exámenes van, exámenes vienen y cirugías tras cirugías, me sentía completamente desolada. Pero ¡Gloria a Dios! Si no hubiera pasado por todo eso, al final no habría podido darle al Señor todo el reconocimiento por su obra realizada en mí. Él actuó en mi vida, hizo el milagro y completamente me sanó. “Por eso el Señor los espera, para tenerles piedad; por eso se levanta para mostrarles compasión… ¡Dichosos todos los que en él esperan!” (v. 18). Así que no temas; si lo estás viviendo, entrégale esa carga al Señor que Él la llevará por ti. El tiempo de cruzar al otro lado quizá está más cerca de lo que imaginas. Con tus propios ojos lo verás.

Amado Jesús: gracias porque todas las cosas nos ayudan para bien. No lo entendemos puesto que cuando estamos en adversidad nuestro entendimiento se cierra y se enloquece, pero cuando cruzamos al otro lado y nos sentamos, la calma y la serenidad nos reviven y esto es obra Tuya. Gracias bendito Dios. Eres Tú quien diriges nuestros pasos y nos llevas a tierra fértil y espaciosa. ¡Alabamos y bendecimos Tu Nombre!

Un abrazo y bendiciones.

jueves, 10 de octubre de 2019

Nadie puede tirar ni una sola piedra


Y, como ellos lo acosaban a preguntas, Jesús se incorporó y les dijo: —Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. 
Juan 8:7. NVI.

Lectura: Juan 8:1-11.  Versículo del día: Juan 8:7.

MEDITACIÓN DIARIA

Esto fue lo sucedido a la mujer adúltera cuando los maestros de la ley y fariseos la llevaron ante Jesús para que Él la condenara. Tal pareciera que el tiempo no ha transcurrido. Seguimos viendo hombres que se creen superiores y con derecho a hacer lo que bien les parezca con las mujeres, pero sí están listos a poner el dedo acusador sobre ellas. Bien vale la pena recordar la poesía de Sor Juan Inés de la Cruz: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón, sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis”. Hombres bien machistas y ególatras; solo ven lo que les conviene en su mundo lleno de ambiciones personales y egoístas, menospreciando a las mujeres y culpándolas por lo que ellos mismos hacen.
El Señor les dijo muy claro a los eruditos del pueblo judío: el que se crea libre de pecado, que tire la primera piedra. Ninguno pudo acusarla; todos eran pecadores igual que ella. La Palabra de Dios nos dice que todos somos pecadores: “No hay un solo justo, ni siquiera uno” (Romanos 3:10); “pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23), por lo tanto, todos necesitamos un Salvador. Precisamente para eso vino Jesús al mundo, para librarnos de la carga del pecado y del infierno. Dios es tan inmensamente bueno y misericordioso que, a pesar de ser pecadores, mandó a su Hijo a morir por nosotros (Romanos 5:8). La única manera de quitarse la ropa sucia, sea hombre o mujer, es aceptando el sacrificio de Jesús en la cruz. Él ya pagó y solamente tenemos que decirle con nuestras propias palabras que lo necesitamos. Si tu intención es hablar con Jesús, te puedo guiar para que le digas así:

Señor Jesucristo: yo te necesito. Reconozco que soy pecador y te acepto en mi vida como Señor y Salvador personal. Hazme la persona que deseas que yo sea. Gracias por perdonarme y limpiarme. Gracias también por mostrarme que soy igual de pecador a todos en este mundo y que por tu infinita misericordia viniste a rescatarme. Amén.

Un abrazo y bendiciones.

miércoles, 9 de octubre de 2019

Mujeres: a obrar más con la razón


Todos los servidores de palacio asignados a la puerta del rey se arrodillaban ante Amán, y le rendían homenaje, porque así lo había ordenado el rey. Pero Mardoqueo no se arrodillaba ante él ni le rendía homenaje. 
Ester 3:2. NVI.

Lectura: Ester 3:1-15.  Versículo del día: Ester 3:2.

MEDITACIÓN DIARIA

Mardoqueo que era el primo de la reina Ester tenía muy claro que solamente debía postrarse ante el Rey Soberano y no ante un hombre igual a él. Claro que esta actuación no gustó para nada a Amán, quien tenía una posición elevada dentro del palacio real. Por esta razón fue a donde el rey Asuero e hizo que dictara una orden en todas las provincias del reino para aniquilar al pueblo judío. El rey atendió sus peticiones: “Entonces el rey se quitó el anillo que llevaba su sello y se lo dio a Amán hijo de Hamedata, descendiente de Agag y enemigo de los judíos” (v. 10). He aprendido con mi hijo Daniel Andrés, algo que nunca había tenido en cuenta y es que al acostarse Abram (Abraham), con Agag, la esclava egipcia de Saray (Sara) y haber quedado embarazada de Ismael, no solamente tuvo consecuencias inmediatas, sino que a través de los años continúa Israel viviendo las secuelas de aquel acto de desobediencia; todavía los pueblos árabes viven en guerra con él. Y lo más difícil de entender es que Abram lo hizo porque Saray en vista de no quedar embarazada, pensó que al menos por el lado de su esclava podría tener descendencia (Génesis 16). Definitivamente, nosotras las mujeres nos dejamos llevar más por las emociones que por la razón. Con Ester, nos damos cuenta que cuando obedecemos y esperamos, Dios actúa. Ester obedeció todo lo mandado por su primo-padre adoptivo y obtuvo bendiciones que más adelante seguiré narrando de este gran Libro que nos deja muy buenas enseñanzas.

Amado Dios: sé que hiciste a la mujer muy diferente del varón, pero también por esa diferencia muchas veces nos metemos en problemas serios por actuar más de acuerdo a los sentimientos que a la razón. Te ruego bendito Dios, nos des a todas las mujeres en especial a las que siguen este devocional, la certeza de que eres un Dios Soberano ante todo y que tengamos la capacidad de obrar con criterio propio y buena razón entendida, no solo con el corazón sino con nuestra mente racional. ¡Te adoramos buen Dios!

Un abrazo y bendiciones.

martes, 8 de octubre de 2019

Entender la verdadera libertad en el Espíritu


Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y, donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 
2 Corintios 3:17. NVI.

Lectura: 2 Corintios 3:1-18.  Versículo del día: 2 Corintios 3:17.

Siempre creí entender muy bien que hay libertad donde se encuentra el Espíritu del Señor, pero 
últimamente me ha costado poner en claro esa verdad. Quizá me cuestiono porque entiendo más lo que es el libre albedrío, que me da la capacidad de escoger entre lo bueno y lo malo; entre lo que me dicta mi fe cristiana y lo que dice el mundo. Por otro lado, consideramos que nos las sabemos todas porque llevamos mucho tiempo en la vida cristiana y así no es. Personalmente he tenido que sufrir varios golpes duros por pensar de ese modo y solamente para que baje mi orgullo creo que Dios me ha puesto a vivir situaciones por las que nunca imaginé pasar. Ahí es cuando entiendo que no valen los años que lleve porque tengo que darme cuenta que todavía ando en pañales y por lo tanto debo beber leche porque las viandas aún me quedan difíciles de digerir (Hebreos 5:12-14).
Espero ustedes entiendan a lo que me refiero. Oro al Señor para que vayamos creciendo a pesar de ser como somos y encontremos al obedecer la Palabra, la auténtica libertad que es en Cristo Jesús.

Amado Señor: gracias porque es tu Palabra la que nos hace reflexionar y darnos cuenta en qué estamos fallando. Gracias porque hace más de dos mil años, sin ni siquiera estar todavía vivos, tu Bendita Palabra nos afirma que moriste por nosotros en la cruz del Calvario perdonando pecados pasados, presentes y futuros. Haznos entender con tu Espíritu esta verdad para que del mismo modo comprendamos la libertad que nos das para vivir. ¡Gracias por tu amor y misericordia Señor!

Un abrazo y bendiciones.

lunes, 7 de octubre de 2019

Necesitamos humildad para reconocer que somos pecadores


Les digo que este, y no aquel, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. 
Lucas 18:14. NVI.

Lectura: Lucas 18:9-14.  Versículo del día: Lucas 18:14.

MEDITACIÓN DIARIA

A veces creemos que por ser cristianos o porque conocemos bastante de la Biblia somos mejores que otros y ¡cuán errados estamos! No pensemos que el Señor enseño esta parábola que es la del fariseo y el recaudador de impuestos, solamente porque se ajustaba a la situación de aquella época. En estos tiempos y en pleno siglo XXI sucede exactamente lo mismo. De por sí, hay iglesias que menosprecian a algunos de sus feligreses mirándolos con ojos acusadores, como si todos no fuésemos exactamente iguales de pecadores.
La semana pasada se dio el caso en Texas, de un joven cristiano que perdonó y abrazó a la exagente de policía que mató por equivocación a su hermano Botham en el 2018. Este joven hizo llorar a los presentes porque mientras en la sala todos pedían más condena para la mujer, él valientemente los enfrentó haciéndoles caer en cuenta que todos somos pecadores. Según la prensa, se dirigió a Amber, la expolicía, con lágrimas en los ojos diciéndole: ‘ni siquiera quiero que vayas a la cárcel. Quiero lo mejor para ti, porque sé que eso es exactamente lo que Botham querría y lo mejor sería dar tu vida por Cristo. Te amo como persona y no te deseo nada malo’. Así es: todos somos pecadores. Estoy convencida que el cielo estará lleno de pecadores, pero pecadores justificados solamente por la sangre de Cristo. Esto nos confirma la parábola de la lectura. No podemos darnos golpes de pecho tratando de convencer a Dios que somos menos pecadores como lo hizo el fariseo. A su casa volvió el recaudador de impuestos justificado ante Dios porque se humilló y reconoció su pecado mientras que el otro se creía muy santo y cumplidor de la ley.

Amado Señor: gracias porque cada día nos enseñas más; unas veces con tu misma Palabra y otras a través de testimonios como el del joven de Texas, narrado. ¡Gracias por este joven Señor! Enséñanos no solamente a perdonar sino también a no dejar que nuestro ego se suba y pase los límites, sin darnos pie para aprovechar las ocasiones y hablar de ti por donde quiera que vayamos. ¡Te amamos Señor!

Un abrazo y bendiciones.

sábado, 5 de octubre de 2019

Los mandatos de hombres no van con la gracia derramada


El Señor dice: Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres. 
Isaías 29:13. NVI.

Lectura: Isaías 29:13-16.  Versículo del día: Isaías 29:13.

MEDITACIÓN DIARIA

Considero que el cristianismo se debe diferenciar de cualquier otra religión porque precisamente no lo es, porque no sigue reglas humanas ni mandatos. Ahora vivimos bajo la gracia que nos diferencia enormemente del pueblo judío ya que ellos aún tratan de cumplir la ley dada por el Dios a Moisés. Igual sucede con las religiones: son cargas y cargas que ni siquiera sacerdotes o líderes pueden con ellas pero que sí quieren que sus feligreses las practiquen. El Señor Jesús les dijo a los fariseos y maestros de la ley lo siguiente: “¡Qué mal les va a ir a ustedes también! Porque imponen mandamientos muy difíciles de cumplir, pero no hacen ni el más mínimo esfuerzo por cumplirlos” (Lucas 11:46 TLA). La transcribí en el lenguaje actual para hacerla más entendible. A las personas les queda difícil entender que bastó el sacrificio de Cristo y su resurrección para poder gozar de ese regalo maravilloso que es la gracia. Por gracia somos salvos no por obras (Efesios 2:8-9).  Pablo hace la amonestación muy clara hablándole a los gálatas: “¡Gálatas torpes! ¿Quién los ha hechizado a ustedes, ante quienes Jesucristo crucificado ha sido presentado tan claramente? Solo quiero que me respondan a esto: ¿Recibieron el Espíritu por las obras que demanda la ley, o por la fe con que aceptaron el mensaje? ¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿pretenden ahora perfeccionarse con esfuerzos humanos?” (Gálatas 3:1-3). Los mandatos enseñados por hombres no van con la gracia derramada. ¡Aleluya!
Solamente Dios conoce lo que hay en cada corazón. Sabe exactamente cuándo en verdad lo adoramos y Él no se deja llevar por palabras elocuentes o vanas; le gusta la sinceridad y se deleita con un corazón contrito y humillado. Además, creo yo, cada minuto, cada segundo en nuestra vida podemos estar adorándole. Tú puedes ir haciendo el trabajo cotidiano y a la vez hablarle al Señor dándole gracias por ese trabajo, por esas manos para elaborarlo, por tu mente para pensarlo. Si estás en consulta médica, igual, etc.; para mí, esto es el ‘orar sin cesar’ (1 Tesalonicenses 5:16-18). Alegres dando gracias al Señor en todo.

Amado Señor: gracias por habernos escogido como tu pueblo que ahora somos. Gracias por el regalo maravilloso de la salvación, donde entendemos que solo bastó tu sacrificio. ¡Gracia sobre gracia nos has dado! Enséñanos buen Dios a buscarte sinceramente; a alabarte y honrarte como bien lo hacen los niños, con corazón sincero. También ensáñanos a vernos como el instrumento que Tú pusiste para instruir a otros.

Un abrazo y bendiciones.

viernes, 4 de octubre de 2019

Cíñete con orgullo la corona de la princesa que eres para Dios


Al rey le gustó Ester más que todas las demás mujeres, y ella se ganó su aprobación y simpatía más que todas las otras vírgenes. Así que él le ciñó la corona real y la proclamó reina en lugar de Vasti. 
Ester 2:17. NVI.

Lectura: Ester 2:1-18.  Versículo del día: Ester 2:17.

MEDITACIÓN DIARIA

Ester fue otra mujer que jugó un papel importante para liberar a los de su pueblo.  Una judía llamada Jadassá conocida también como Ester (seguramente era su nombre en Persa), había quedado huérfana de padre y madre y su primo Mardoqueo la adoptó como su hija. Ester era muy bella y cuando fue llevada ante el rey, lo cautivó con su belleza y simpatía ganándose la aprobación del rey Asuero y fue proclamada reina en reemplazo de Vasti. Ester obedeció lo que su primo Mardoqueo le ordenó en cuanto a no decir nada de su nacionalidad judía (vv. 1-18). Vasti había sido despojada de su corona porque no quiso presentarse al banquete que el rey ofrecía a todos sus funcionarios y servidores (Ester 1:12).
Hago esta pequeña introducción del Libro de Ester en mi devocional de hoy para hacer ver a las mujeres que la belleza, simpatía y dulzura en una mujer no interfieren con el cristianismo. Muchas mujeres especialmente de nuestros países latinos tienen la creencia de que entre más simples y desarregladas se encuentren, más agradan a Dios y así no es. En Colombia por ejemplo se tenía la visión de la mujer evangélica desgreñada con cabello largo y vestida siempre con falda. En mis primeros años de vida cristiana conocí una mujer muy del Señor pero que sutilmente cuando yo iba con vestido me insinuaba que esa era la manera correcta. Gracias a Dios en el ámbito propiamente cristiano, la mujer se viste elegante, pero con decoro. La mujer fue creada para ser la ayuda idónea del hombre y si el Señor la ha dotado de belleza y virtudes, tiene que darlas a conocer primero que todo a su esposo y sin olvidar que somos seres sociales y por lo tanto debemos presentarnos de la mejor manera. Conozco mujeres que influenciaron con su testimonio a hombres importantes y los llevaron a los pies del Señor porque demostraron su elegancia y feminidad unidas a su simpatía y belleza.  
Mujeres, nunca descuiden su arreglo personal. Es muy importante no solamente para subir la autoestima sino para agradar al hombre que aman. Por algo Dios nos creó diferentes. Dios ordena a los esposos tratar a las esposas como a vasos frágiles (1 Pedro 3:7). Si somos vasos frágiles, para mí, eso encierra ternura, delicadeza, elegancia y buenas maneras. Mujer: Permite ceñirte la corona como princesa que eres del reino de Dios, con la gracia con la cual Él mismo te creó.

Amado Dios: gracias por diseñar a la mujer con virtudes especiales que la hacen acreedora de ceñir la corona que Tú nos das como princesas de tu reino. Utiliza todos los atributos que nos has dado como mujeres virtuosas para llevar a los sin rumbo a tu camino. ¡Gracias bendito Señor!

Un abrazo y bendiciones.

jueves, 3 de octubre de 2019

Somos aroma de Cristo para esparcir su fragancia


Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento. 
2 Corintios 2:14. NVI.

Lectura: 2 Corintios 2:12-17.  Versículo del día: 2 Corintios 2:14.

MEDITACIÓN DIARIA
Creo firmemente que Dios sabe utilizarnos en el momento exacto. “y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento”. Gracias a Dios que el Evangelio son las Buenas Nuevas de Jesucristo, y que a lo largo de la vida cristiana como en mi caso, mi fe ha ido creciendo a medida que el Espíritu Santo me va revelado su Palabra. He aprendido a examinar las Escrituras como lo mandó el Señor (Juan 5:39), para no dejarme llevar por otras filosofías o creencias que cofunden y niegan la deidad de Cristo o para los que en medio de una verdad, hablan mentiras que contradicen la Palabra de Dios. Así como escribe Pablo: “Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden”. (v. 15 en la lectura). Aroma que lleva un mensaje de vida y que: “A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo,” (v. 17).
Me gusta saber que soy parte de esa fragancia que se esparce fácilmente. Mi petición al Señor es que me permita ser verdaderamente útil en sus manos y que mi testimonio sea para edificación de quienes se encuentran alejados o confundidos.

Amado Jesús: Tú sabes que te amo con todo mi corazón. No siempre me porto como es tu deseo y por ello te pido perdón. Gracias por ser Tú mi intercesor ante el Padre Celestial. Te ruego que con la ayuda de tu Santo Espíritu me des el carácter necesario para ser fuerte y tener dominio propio. Lléname cada día más de tu amor, tu gracia y bondad porque en verdad te necesito y lo necesito para esparcir el suave olor de tu fragancia a tantos atribulados. ¡Gracias mi buen amado Señor!

Un abrazo y bendiciones.

miércoles, 2 de octubre de 2019

Hay que insistir, persistir y no desistir


¿Acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? 
Lucas 18:7. NVI.

Lectura: Lucas 18:1-8.  Versículo del día: Lucas 18:7.

MEDITACIÓN DIARIA

Sí les hará justicia y sin demora (v. 8), dice el versículo siguiente. Dios se manifestará de manera grandiosa a los de su pueblo que somos nosotros. De hecho, creo que todos tenemos un testimonio claro de la obra de su Hijo Jesús en cada uno. De lo contrario, pondríamos en tela de juicio si en verdad lo hemos aceptado en nuestras vidas como Señor y Salvador.
La lectura habla de la parábola de la viuda insistente, que Jesús contada a sus discípulos para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse. Esta mujer le pedía que hiciera justicia contra su adversario, pero como el juez no tenía temor de Dios poca importancia le daba a la petición de la mujer. Ella insistía e insistía hasta que por fin él para quitársela de encima le resolvió el caso (vv. 1-5). Si ese juez que no tenía temor de Dios, lo hizo. ¡cuánto no hará Dios por sus escogidos que claman a Él día y noche! Hay que insistir, persistir y no desistir. El tiempo de la respuesta llegará.
Aunque no lo creamos, Dios siempre nos responde. Lo que pasa es que lo hace en su tiempo y no en el nuestro, por una parte. Además, pueda que no lo veamos porque estamos más interesados en que solucione rápido nuestro problema que en ver su gloria reflejada en dicho problema. Dios nunca deja de actuar sobre nuestras vidas. Puedes acercarte con toda confianza al trono de su gracia que Él como buen Padre estará feliz y dispuesto a tenderte la mano.

Amado Dios: gracias porque siempre buscas lo mejor para los tuyos. Enséñanos no solamente a tener confianza en Ti, sino también a saber esperar, perseverando continuamente y sin dejarnos desanimar por lo que veamos a nuestro alrededor. Gracias bendito Padre. ¡Te amamos!

Un abrazo y bendiciones.

martes, 1 de octubre de 2019

Si confías en Él, no serás avergonzado


Por eso dice el Señor omnipotente: ¡Yo pongo en Sión una piedra probada!, piedra angular y preciosa para un cimiento firme; el que confíe no andará desorientado. 
Isaías 28:16. NVI.

Lectura: Isaías 28: 1-19.  Versículo del día: Isaías 28:16.

MEDITACIÓN DIARIA

Esta palabra profética se cumplió en el Señor Jesucristo. Él mismo las repitió cuando enseñaba en el templo: “Les dijo Jesús: ¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular; esto es obra del Señor, y nos deja maravillados?” (Mateo 21:42). El Señor Jesús es la piedra angular desechada por los judíos. Pedro en su primera Carta también nos lo repite: “Así dice la Escritura: Miren que pongo en Sión una piedra principal escogida y preciosa, y el que confíe en ella no será jamás defraudado” (1 Pedro 2:6). En otras versiones dice: “no será avergonzado”. Así es; nadie que haya conocido a Jesús y lo haya aceptado en su vida como Señor y Salvador será avergonzado. “Como nos dicen las Escrituras: Todo el que confíe en él jamás será avergonzado” (Romanos 10:11 NTV). ¡Gloria a Dios! ¡Jesús es la Piedra preciosa! ¡Él es una Joya especial!
Sea cual sea tu vida, tu preocupación, tu problema, hay una Persona a quien le interesas y que está dispuesta a ofrecerte todo su amor, misericordia y perdón. Jesús es esa Persona. Si nunca has tenido una relación íntima con Él, te propongo que oremos. Dile así:

Amado Jesús: he probado tantas maneras diferentes en mi vida para llenar ese vacío que bien sabes no me deja en paz. Hoy te acepto para que vengas a morar en mi corazón como Señor y Salvador personal. Te entrego mi vida con todas mis preocupaciones; toma el control de ella y hazme la persona que deseas que yo sea. Gracias por perdonarme y limpiarme y por darme la esperanza de una vida diferente Contigo. Amén.

Un abrazo y bendiciones.

lunes, 30 de septiembre de 2019

Mujeres decididas y que dejan huella


¡Que por medio de esta joven el Señor te conceda una descendencia tal que tu familia sea como la de Fares, el hijo que Tamar le dio a Judá! 
Rut 4:12. NVI.

Lectura: Rut 4:1-22.  Versículo del día: Rut 4:12.

MEDITACIÓN DIARIA

Siguiendo nuestros devocionales de Rut. Como el pariente que estaba en la lista primero le cedió el derecho a Booz, éste tomó por esposa a Rut. Los ancianos junto con los que estaban en la puerta, le bendijeron con palabras como las del versículo del día. Una bendición que se cumplió porque Booz fue el padre de Obed, quien vino a ser el abuelo de David y de quien proviene el linaje de Jesús como hombre.
¡Qué bendición tan grande! Creo que Rut nunca se imaginó hasta dónde la levantaría Dios por haber sido una mujer ejemplar y haber puesto sus ojos en el camino que la llevaría a la tierra prometida. No solamente Rut fue bendecida. Dios también premió a Nohemí. “Las mujeres le decían a Noemí: ¡Alabado sea el Señor, que no te ha dejado hoy sin un redentor! ¡Que llegue a tener renombre en Israel!  Este niño renovará tu vida y te sustentará en la vejez, porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama y es para ti mejor que siete hijos” (vv. 14-15). Nohemí, se encargó de criarlo y Dios cumplió su propósito.
Del libro de Rut, nosotras como mujeres aprendemos a dejar atrás el pasado. A ser misericordiosas y leales con las personas que les debemos respeto y admiración. A dejarnos guiar por una líder o consejera espiritual, que en el caso de Rut debió ser Nohemí. Algo impresionante para mí: ser decidida y actuar en el momento exacto.

Amado Señor: gracias porque Eres el Motor de nuestras vidas y quien vas moviendo cada una de las fichas para lograr encajarnos en el propósito que nos tienes definido. Permite que pongamos en práctica las enseñanzas de Rut y dejemos también huella a través de nuestros hijos. ¡Te alabamos Señor!

Un abrazo y bendiciones.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Dios no miente ni se arrepiente


Todas las promesas que ha hecho Dios son «sí» en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos «amén» para la gloria de Dios. 
2 Corintios 1:20. NVI.

Lectura: 2 Corintios 1:12-24.  Versículo del día: 2 Corintios 1:20

MEDITACIÓN DIARIA

Nunca el Señor deja de cumplir sus promesas. Nos cuesta creerlo porque nosotros como humanos fallamos, pero Dios la escritura dice: “Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice?” (Números 23:19). A lo largo de la historia hemos comprobado su fidelidad.
Así que si Dios te hadado una promesa, sigue orando y dándole gracias porque a su debido tiempo, esta se hará realidad. No desmayes: hay que insistir, persistir y no desistir. Dios te va a responder. Él no quiere verte derrotado(a) en ningún área de tu vida. Sus planes para ti son de bienestar y no de calamidad (Jeremías 29:11). Recuerda: son ‘sí’ y ‘amén’. ‘Sí’ porque lo crees y ‘amén’, porque se cumplirá. Personalmente el Señor me dio una promesa hace como quince o veinte años y la ha reforzado últimamente a través de mi esposo y de mis hijos; estoy segura que el tiempo de su cumplimiento está por darse. ¡Gloria a Dios!

Gracias bendito Señor por ser quién Eres; el Dios que nunca miente y nunca cambia. Gracias porque podemos acercarnos a Ti confiadamente sabiendo que siempre recibiremos tu poder y tus fuerzas para continuar. Gracias porque como buen Padre siempre estás pendiente de cada uno de tus hijos. ¡Te alabamos y bendecimos tu Nombre!

Un abrazo y bendiciones.

viernes, 27 de septiembre de 2019

Aprendamos a ser agradecidos


—¿Acaso no quedaron limpios los diez? —preguntó Jesús—. ¿Dónde están los otros nueve?
Lucas 17:17. NVI.

Lectura: Lucas 17:11-19.  Versículo del día: Lucas 17:17.

MEDITACIÓN DIARIA

Esto preguntó el Señor Jesús cuando sanó a diez leprosos. Ellos le pidieron al Señor que los sanara y así lo hizo; quedaron limpios mientras iban en camino (vv. 11- 14). “Uno de ellos, al verse ya sano, regresó alabando a Dios a grandes voces. Cayó rostro en tierra a los pies de Jesús y le dio las gracias, no obstante que era samaritano” (vv. 15-16). Solamente uno regresó a darle las gracias. “¿No hubo ninguno que regresara a dar gloria a Dios, excepto este extranjero?” (v. 18). Miremos: muchas veces hacen bien, los que menos   esperamos que lo hagan, mientras los nuestros se quedan pasmados solo pensando en su bienestar. Igual, la Biblia nos da la orden de dar gracias en todo; no nos lo insinúa, el verbo es imperativo: “Dad gracias en todo” (1 Tesalonicenses 5:18 RVR 1960).  
Es muy triste ver personas desagradecidas, especialmente con Dios. Se olvida con frecuencia tantos favores otorgados. Aprendamos a ser agradecidos empezando precisamente con Dios. Muy seguramente tomaremos la costumbre y después será más fácil hacerlo con las personas.

Amado Señor: tenemos tanto por agradecerte y cuando nos dirigimos a Ti, se nos olvida por completo. Enséñanos a darte la prioridad en todas las cosas que hagamos y que seas el primero en recibir nuestra gratitud y amor por tanto bien recibido. ¡Alabamos y bendecimos tu Nombre!

Un abrazo y bendiciones.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Entra a formar parte de su viña


Yo, el Señor, soy su guardián; todo el tiempo riego mi viña. Día y noche cuido de ella para que nadie le haga daño.
Isaías 27:3. NVI.

Lectura: Isaías 27:1- 9.  Versículo del día: Isaías 27:3.

MEDITACIÓN DIARIA

La viña del Señor es su Iglesia. Recordemos la parábola de los viñadores, donde el Señor contrató obreros para su viña y les ofreció la paga de un día. Más tarde llegaron otros y mucho más tarde también fueron a trabajar otros que estaban sin trabajo. Al finalizar el día, ordenó al capataz pagar el jornal y todos por igual recibieron la paga de un día. Por eso el Señor dijo que los últimos serán primero y los primeros, últimos (Mateo 20: 1-16). La viña es el reino de los cielos al que todos tenemos derecho de entrar si bien lo queremos. Lo único indispensable es que el hombre pecador acepte el sacrificio de Jesús y haga de Él su Señor y Salvador. Unos llegarán comenzando su vida, otros al cabo de años y otros tanto al finalizar sus días, pero todos por igual gozarán del reino de Dios.

Si ya lo has hecho, eres parte de su viña y aquí en la lectura nos dice que el Viñador la cuida día y noche. Él no descansa. ¡Qué hermoso es nuestro Dios! Cuida de nosotros protegiéndonos en todo momento para que nadie nos haga daño. Si no lo eres, es el momento de entrar a ese viñedo para que también puedas recibir allí toda la gracia del Señor Jesús manifestada con su muerte y resurrección. Si es tu deseo, te puedo guiar con una oración:

Señor Jesús: reconozco que soy pecador y te necesito. Hoy decido aceptarte como mi Señor y Salvador. Toma mi vida y haz de mí la persona que deseas que yo sea. Gracias por perdonarme y limpiarme. Gracias también por hacerme partícipe de tu viña y heredar el reino de Dios. En tu Nombre Jesús, amén.

Un abrazo y bendiciones.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Dios sigue siendo Fiel y Soberano


Entonces Noemí le dijo: —Espérate, hija mía, a ver qué sucede, porque este hombre no va a descansar hasta dejar resuelto este asunto hoy mismo. 
Rut 3:18. NVI.

Lectura: Rut 3:1-18.  Versículo del día: Rut 3:18.

MEDITACIÓN DIARIA

Rut por insinuación de Nohemí su suegra, va a la era donde se encontraba Booz aireando la cebada. Se puso su mejor ropa y se perfumó para ir a acostarse a los pies de él cuando terminara de comer y beber. Ella sigilosamente, le destapó los pies y se acostó. Cuando Booz se dio cuenta que había una mujer allí, preguntó quién era. “Soy Rut, su sierva. Extienda sobre mí el borde de su manto, ya que usted es un pariente que me puede redimir” (v. 9). La acción de extender el borde del manto implicaba una propuesta de matrimonio. Booz exaltó la lealtad de Rut, ya que no fue en busca de hombres jóvenes y se comprometió a indagar otro pariente que era más cercano y que según la ley podría redimirla si lo deseaba. De lo contrario, él estaba dispuesto a hacerlo.
Del relato me llama personalmente la atención que Booz desde un comienzo trató bien a Rut y para nada tuvo en cuenta su ascendencia ni su país de origen. Los planes de Dios son perfectos y a veces ni siquiera los entendemos. Para el pueblo de Israel era prohibido casarse con mujeres que no fueran de ellos mismos y Dios aquí movió las fichas de manera tal que de Rut viene la familia de Jesús, nuestro Señor y Salvador. Dios es fiel y soberano. Teniendo en cuenta la historia de Rut en especial, es que, en mi parecer se pueden casar ahorita una pareja de hombre y mujer siendo el uno creyente y el otro no. De todas maneras, los planes de Dios son perfectos y tenemos que pedir sabiduría en estos casos. Dios es y seguirá siendo Fiel y Soberano.

Amado Señor Jesús: gracias por enseñarnos a través de Booz y de Rut la fidelidad tuya y el propósito en cada una de las vidas que te entregamos. Permite Señor que seamos sensibles a tu voz y nos dejemos guiar con tu Santo Espíritu en las decisiones que al respecto se tengan que tomar. ¡Te alabamos y exaltamos por siempre!

Un abrazo y bendiciones.

martes, 24 de septiembre de 2019

Somos consolados para consolar


Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren. 
2 Corintios 1:3-4.

Lectura: 2 Corintios 1:3-11. Versículos del día: 2 Corintios 1:3-4.

MEDITACIÓN DIARIA

Definitivamente no podemos consolar si no hemos sido consolados. Esta verdad la he ido aprendiendo a lo largo de mi vida cristiana. No es en vano que Dios ha permitido que en mi caso por lo menos, haya tenido que vivir diferentes tribulaciones. Estoy convencida que, si no fuera así, cuando alguien se me acerca con una situación similar a las ya vividas por mí, es el Señor quien me coloca ahí para precisamente poder dar al respecto una palabra de aliento. “Si sufrimos, es para que ustedes tengan consuelo y salvación; y, si somos consolados, es para que ustedes tengan el consuelo que los ayude a soportar con paciencia los mismos sufrimientos que nosotros padecemos” (v. 6).
Cuando estamos pasando por dichas tribulaciones, no vemos que pueda haber algo positivo en ellas, pero en medio de esas pruebas, Dios está ya trabajando con algún propósito al respecto. Así que mi recomendación es, si estás soportando ahora una carga muy pesada, dale gracias al Señor y en vez de preguntarle ‘por qué’, pregúntale ‘para qué’. Seguro que tendrás una respuesta.  

Amado Dios y Padre: bien sabemos que como Padre quieres que tengamos una vida llena de bendiciones y que no nos duela tanto el ir y venir por esta tierra. Gracias porque tu Palabra dice que todo nos ayuda a bien y así es. No alcanzamos a digerir esto Señor, pero con la ayuda de tu Santo Espíritu podemos lograrlo. Gracias porque del mismo modo que nos consuelas, nos permites también ofrecer nuestros hombros y palabras para llevar consuelo al agobiado. Gracias porque por medio de tu Hijo Amado, somos aceptados para ti. ¡Te alabamos y bendecimos Señor!

Un abrazo y bendiciones.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Jesús se levantó de entre los muertos para darnos vida eterna

Si no les hacen caso a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos. 
Lucas 16:31. NVI.

Lectura: Lucas 16:19-31.  Versículo del día: Lucas 16:31.

MEDITACIÓN DIARIA

El Señor relata a sus seguidores la historia del rico y Lázaro en donde mientras el rico comía manjares especiales, el pobre Lázaro no tenía ni siquiera las migajas de pan. Cuando mueren los dos, Lázaro se encuentra con Abraham y el rico está sufriendo en el infierno en medio de tormentos. Levanta la mirada y ve a Lázaro junto a Abraham y alzando la voz lo llamó para decirle: “Padre Abraham, ten compasión de mí y manda a Lázaro que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego” (v. 24). Como Abraham le responde que es imposible su petición, el rico le ruega que permita a Lázaro ir a casa de sus padres para advertirles a ellos y que no vayan a sufrir lo mismo cuando mueran (vv. 27 y 28). “Pero Abraham le contestó: “Ya tienen a Moisés y a los profetas; ¡que les hagan caso a ellos!” (v. 29). El rico sigue insistiendo, dice que, si se le presenta uno de entre los muertos, sí creerán. Pero no; no es fácil el creer y por eso Abraham le responde de este modo: “Si no les hacen caso a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos” (v. 31). O sea, si no le creen a los que están vivos mucho menos a los que ya murieron.
Entendamos que ese es el ministerio de Jesús con su muerte y resurrección: un mensaje claro de presentar a los vivos, pero que poca importancia le dan. Y después de muertos, ‘ya no hay pero que valga’, como decimos en Colombia. Jesucristo, se levantó de entre los muertos y son las Buenas Nuevas del Evangelio que compartimos. Es triste saber que los corazones están endurecidos y no aceptan el regalo de la salvación que nos da el Señor Jesús y que es gratis. Es solamente por gracia para todo aquel que lo quiera tomar.

Amado Jesús: gracias porque fuiste Tú quien te levantaste de entre los muertos para darnos vida eterna Contigo y qué difícil es que el hombre crea esta verdad. Te rogamos que sea tu Santo Espíritu quien convence de pecado, el que toque corazones y se arrepientan para que alcancen a tu lado la vida eterna. Permite que nosotros seamos vasijas útiles en tus manos para compartir de Ti y llevar a otros a tu reino. ¡Utilízanos bendito Señor!

Un abrazo y bendiciones.

sábado, 21 de septiembre de 2019

Él es la Roca Eterna que nos ofrece su paz


¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! 
Isaías 26:3. NTV.

Lectura: Isaías 26:1-21.  Versículo del día: Isaías 26:3.

MEDITACIÓN DIARIA

Vivimos en un mundo caído rodeados de factores externos como violaciones, asesinatos, guerras, corrupción, etc. Incluso con ingredientes personales que nos pueden afectar como enfermedades, crisis económicas o familiares; sin embargo, a pesar de todas estas circunstancias, la persona que tiene al Señor en su vida y confía en Él como la roca eterna que Es (v. 4), podrá gozar de una completa paz; la paz que nadie entiende porque es la que sobrepasa todo entendimiento. La paz del Señor, nada ni nadie nos la puede robar.
Más adelante la lectura nos dice lo siguiente: “Te busco por la noche; en la mañana te busco de todo corazón” (v. 9). La relación íntima con el Señor es la que día a día acrecienta nuestra fe en Él. Es la que nos afirma que nada podemos lograr si Jesús no es el centro de nuestra vida. El Señor es quien establece la paz a nuestro favor (v. 12), solo tenemos que someternos a Él; vivir con Él y para Él. La vida con el Señor es un estado de vida apacible. Si Jesús vive contigo aprende a gozar de su paz.

Señor Jesús: gracias porque el estar Contigo guiados por tu Santo Espíritu es un deleite. Enséñanos a no apartarnos de tu Presencia; a acrecentar cada día esa relación de manera tal que nuestra confianza en Ti aumente, para gozar siempre de la paz inconfundible que Tú nos ofreces. ¡Eres la Roca eterna en la que podemos confiar!

Un abrazo y bendiciones.