sábado, 16 de diciembre de 2017

Si queremos ser escuchados por el devocional debemos comenzar


Señor, ten compasión de nosotros; pues en ti esperamos. Sé nuestra fortaleza cada mañana, nuestra salvación en tiempo de angustia. 

Isaías 33:2.

Lectura: Isaías 33:1-6.  Versículo del día: Isaías 33:2.

MEDITACIÓN DIARIA

Nuestro devocional debe ser el alimento que necesitamos cada mañana para poder empezar el nuevo día: “Por la mañana hazme oír tu misericordia, porque en ti confío; enséñame el camino por el que debo andar, pues a ti elevo mi alma” (Salmo 143:8 LBLA). Aquí se afianzan los lazos con el Señor y por consiguiente la confianza aumenta; pues su Palabra también nos afirma: “Ciertamente ninguno de los que esperan en ti será avergonzado; sean avergonzados los que sin causa se rebelan” (Salmo 25:3 LBLA).
Si el Señor es en verdad nuestro Señor, es Él quien se encarga de dirigir nuestros pasos y de renovar las fuerzas; por eso también dice la Escritura que cada día lleva su propio afán (Mateo 6:34). Lo mejor es no volver al pasado para no amargarnos y tampoco sufrir por el futuro. Apropiémonos del cada día porque es del ‘hoy’ que el Señor quiere bendecirnos. Y esto no lo hace por hacernos sufrir o porque le guste que andemos en aflicción, es que creo es la manera de enseñarnos precisamente a confiar plenamente en su voluntad.
Para tener en cuenta y llevar a la práctica: el devocional diario sin falta y en la mañana. En alguna parte leí que su Palabra era el alimento y la oración el aire que nos oxigena. Estos dos elementos son los que conforman el devocional. Al igual que físicamente no podemos vivir sin alimento y oxígeno, espiritualmente sucede lo mismo.

Padre Celestial: Te damos gracias por enseñarnos a tener una relación completamente dependiente de Ti viviendo el día tras día. Gracias Señor por poder hablar Contigo en las mañanas y comentarte llenos de confianza nuestras cargas, angustias, alegrías, ilusiones y metas esperadas. Nos sometemos a Ti y esperamos con fe tu buena voluntad. ¡Te amamos y te adoramos!

Un abrazo y bendiciones.

viernes, 15 de diciembre de 2017

¡Que seas tú la mujer que superas a todas!

Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. 
Proverbios 31:30.

Lectura: Proverbios 31:10-31.  Versículo del día: Proverbios 31:30.

MEDITACIÓN DIARIA

El temor al Señor es el principio de la sabiduría; por consiguiente la mujer que busca del Señor va a ser una mujer sabia. Será la mujer que todo hombre desea como esposa y como madre. Sabrá muy bien que si ella se encuentra bajo la cobertura divina, él puede estar tranquilo y confiado. Esta mujer entiende exactamente lo que dice el versículo del día: la belleza con el tiempo se acaba; por eso hay que cuidar ante todo la hermosura espiritual que será la que perdurará.
Vemos que la mujer sabia edifica su casa con alegría y dedicación; para ella nada se le vuelve carga y todas las faenas de su hogar las cumple a cabalidad. Tiene contentos tanto a su esposo como a sus hijos y trabajadores e incluso le sobra para tenderle la mano al menesteroso. Es una mujer tan inteligente que hasta se viste con elegancia y gracia para agradar a los suyos. Y por supuesto está atenta a la economía de su casa administrando muy bien las finanzas familiares. ¿Qué hombre se resiste ante una mujer así? ¡Ninguno! Porque esta clase de dama es  codiciada por muchos. “Sus hijos se levantan y la felicitan; también su esposo la alaba” (v. 28).  A ti caballero me dirijo: si has conocido o tienes una mujer a tu lado así, tienes el mayor tesoro en casa. Cuídalo y protégelo como a vaso frágil.
Propongámonos ser mujeres de Proverbios 31 para que igual, nos lleguen a decir: “Muchas mujeres han realizado proezas, pero tú las superas a todas”.  Este debe ser el elogio que más nos llene y del que vale sentirnos orgullosas.

Señor amado: enséñanos a ser las mujeres ejemplares de las que habla este capítulo de Proverbios. Deseamos que todos los que nos rodean se sientan gustosos de estar a nuestro lado. Te rogamos que ante todo nos hagas espirituales sin olvidar aquello que la mujer debe poseer: un poco de vanidad y un poco de picardía que la hermosee. Gracias bendito Dios por tu Palabra en la que nada se escapa.

Un abrazo y bendiciones.

jueves, 14 de diciembre de 2017

Por más adversidad el Señor hará un 'Pare'

Aunque el Señor te dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu maestro no se esconderá más; con tus propios ojos lo verás.
 Isaías 30:20.

Lectura: Isaías 30:15-33.  Versículo del día: Isaías 30:20.

MEDITACIÓN DIARIA

Ayer hablaba del privilegio que era tener aflicción porque esta nos conducía a feliz término de la obra que Dios realiza en cada uno, y hoy nos enseña su Palabra que por más aflicción que tengamos llegará el momento en que nuestro bendito Señor hará un ‘pare’ y dirá: ‘no más’. Creo que antes de que suceda esto, tenemos que calmarnos y confiar en nuestro Dios; entender que si hemos renegado de la situación o por esta nos hemos desviado, hay que arrepentirnos (v. 15). El Señor seguirá mostrando su misericordia y jamás nos dejará: “Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: Este es el camino; síguelo” (v. 21). Nuestras vidas serán bendecidas de tal manera que nos asombraremos: “brillará la luna como el sol, y será la luz del sol siete veces más intensa, como la luz de siete días enteros” (v. 26).
Esta linda esperanza tendremos si en vez de desfallecer volteamos los ojos a quien debemos hacerlo; olvidando y dejando atrás los ídolos que en ese tiempo de angustia levantamos. Así que por más problemas que se nos vengan encima hay que perseverar: insistir, persistir y no desistir. ¡Adelante que al final la guerra la gana nuestro buen Maestro!

Bendito Señor, muchas gracias por el consuelo que llevas a tantas personas que están en difícil situación. Yo sé muy bien que hay tiempos donde llueve problema tras problema pero siempre he visto tu mano alentadora brindándome apoyo. Hoy te clamo por los que sé que están pasando adversidad para que esta Palabra se cumpla en sus vidas. Gracias bendito Señor por tu fidelidad y tu amor hacia nosotros. ¡Alabamos y bendecimos tu Nombre por siempre! ¡Aleluya!

Un abrazo y bendiciones.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

La victoria nos la ha dado el Señor

Luego oí en el cielo un gran clamor: Han llegado ya la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios; ha llegado ya la autoridad de su Cristo. Porque ha sido expulsado  el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Apocalipsis 11:10.

Lectura: Apocalipsis 12:1-17.  Versículo del día: Apocalipsis 12:10.

MEDITACIÓN DIARIA

Nuestro enemigo Satán que no se queda quieto anda buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8); por eso, debemos estar alertas y no darle el más mínimo chance porque de esto se cogerá para después irnos a acusar ante el Padre. Algo que me preguntaba es ¿por qué Papá Dios permite que Satanás se meta con nosotros si somos sus hijos?, y Dios me ha dado la respuesta: si no fuese así, yo misma no podría medir hasta donde mi fe puede llegar ni cuánto dependo del Señor y no de mis propias fuerzas. El apóstol Santiago nos enseña que debemos sentirnos dichosos al enfrentar diversas pruebas porque la prueba de nuestra fe produce constancia; es decir nos permite perseverar y esto a la vez lleva a feliz término la obra para que seamos perfectos e íntegros (Santiago 1:2-4). Si los mismos discípulos del Señor fueron sacudidos por el enemigo, ¿por qué nosotros no? Deberíamos en verdad, sentirnos privilegiados porque esto quiere decir que somos de alta estima para Dios ya que se está preocupando en formarnos totalmente.
Así que ya sabemos el porqué Satanás nos zarandea. Entonces, démosle gracias al Señor y más bien pidámosle perseverancia para proseguir y no caer. En Cristo somos más que vencedores porque Él nos ha dado la victoria sobre Satán. ¡Aleluya!

Gracias buen Dios por querer ver tu obra terminada en nuestras vidas. Te rogamos que siempre nos enseñes en el momento de la aflicción a identificar el ‘para qué’ en vez del ‘por qué’. De ahora en adelante cada vez que Satán se meta con nosotros, permítenos recordarle que Tú ya, a través de Jesús nos has justificado y dado libertad. Ya no somos esclavos del pecado y este no se enseñoreará. ¡Gracias Señor!

Un abrazo y bendiciones.

martes, 12 de diciembre de 2017

Toda tu Palabra es verdad

Toda palabra de Dios es digna de crédito; Dios protege a los que en él buscan refugio. 
Proverbios 30:5.

Lectura:: Proverbios 30:1-6.  Versículo del día: Proverbios 30:5.

MEDITACIÓN DIARIA

¿Cómo no decir que la Palabra de Dios es digna de crédito, si por lo menos yo a lo largo de mi vida he podido constatar que así es? Sería muy difícil creer si no hubiera visto tanta profecía cumplida. El Antiguo Testamento predice la llegada del Señor Jesucristo y tal cual se cumplió. Así como se cumplieron todas las profecías acerca de su venida al mundo como el Mesías sufriente, también vendrá  por segunda vez como el Mesías reinante y sin la menor duda todo será tal como está escrito en su Palabra, porque la suma de ella es verdad (Salmo 119:160 y Juan 17:17). Nadie puede quitarle ni añadirle. No solamente lo dice aquí: “No añadas nada a sus palabras, no sea que te reprenda y te exponga como a un mentiroso” (v. 6), sino Deuteronomio y Apocalipsis también: “No añadan ni quiten palabra alguna a esto que yo les ordeno. Más bien, cumplan los mandamientos del Señor su Dios” (Deuteromio 4:2); “A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. Y, si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro. (Apocalipsis 22:18-19).
Dediquémonos a cumplir sus mandatos como Dios lo ordena con la confianza puesta en nuestro amado Señor Jesucristo quien es el eje de toda la historia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

Sí bendito Jesús: nos acercamos a Ti sabiendo que eres el Dios Santo y Verdadero. Hemos visito cumplirse cada hecho descrito en la Biblia que es el Manual dejado por Ti al hombre para que aprenda a comportarse de acuerdo a tus estatutos. Gracias porque toda tu Palabra es digna de crédito! ¡Te alabamos y bendecimos buen Señor!

Un abrazo y bendiciones.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Eres Tú quien mereces toda honra y gloria en Navidad

Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. 
Juan 14:6.

Lectura: Juan 14:1-14.  Versículo del día: Juan 14:6.

MEDITACIÓN DIARIA

Bien decía Tomás que no conocía el camino (v. 5). Era sincero ante su Maestro; aún no lo había entendido. No comprendía todavía nada a pesar de haber estado a su lado, de haberlo escuchado y de haber visto su grandeza y poder. Muy seguramente eso puede pasar con frecuencia en los que han confesado a Jesús como su Salvador y Señor pero que solamente con el tiempo llegan a tenerlo como Salvador. Se han olvidado de lo que pronunciaron con sus labios cuando lo confesaron: Jesús se convirtió solamente en su Salvador porque al fin de cuentas lo ven más cómodo pero así no es. Tenemos que aprender a verlo como nuestro Señor; esto quiere decir, que tomemos en serio su señorío en todas las áreas de nuestra vida.
Sobre este tema habló nuestro Pastor en el servicio del domingo y algo que aprendí muy bien fue el deber de enseñarles a nuestros pequeños la verdad de la Navidad. Hay que mostrarles que es por Jesús que se celebra esta fecha. El protagonista no es papa Noel, ni Santa; es el Señor Jesús quien siendo Dios se hizo hombre y nació en un humilde pesebre. Recordemos que esta verdad es la que sembraremos en nuestros hijos: “Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca; escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades” (Deuteronomio 6:6-9).
Así que todos los nuestros desde los pequeños hasta los mayores sepan que en la Navidad se honra a Jesús quien es el único Camino, la única Verdad y la única Vida para llegar a Dios Padre.

Amado Jesús: Queremos homenajearte en tu cumpleaños. Eres Tú quien mereces toda honra en Navidad y deseamos que seas el verdadero Señor de nuestras vidas y adorarte como lo mereces. Gracias por haber venido al mundo para mostrarnos el camino que nos conduce al Padre Celestial. ¡Te alabamos y te damos todo loor y gloria por los siglos de los siglos!

Un abrazo y bendiciones. 

sábado, 9 de diciembre de 2017

Un propósito para el nuevo año

El Señor dice: Este pueblo me alaba con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración no es más que un mandato enseñado por hombres. 
Isaías 29:13.

Lectura: Isaías 29:1-24.  Versículo del día: Isaías 29:13.

MEDITACIÓN DIARIA

Da tristeza saber que esta Palabra se está cumpliendo. El pueblo del Señor, su pueblo adquirido no tiene constancia ni sinceridad. Va a la Iglesia solamente por cumplir un rito o porque ‘me toca’, pero no porque le nazca hacerlo. Por lo menos en nuestros países latinos tal pareciera que se ha cambiado la religión tradicional por una más. Todavía no se entiende que el cristianismo es un estilo de vida donde se actúa por amor al Señor Jesús quien vino a morir por nuestros pecados.  Cuando le decimos que sea el centro de nuestra vida es para que así sea, no por hablar. Y si es el centro de nuestra vida tiene que haber una relación permanente con Él porque de lo contrario estaríamos mintiendo. Si no existe esa relación es muy fácil desviarnos y caer.
Miremos lo que nos sigue advirtiendo Isaías: “¡Ay de los que, para esconder sus planes, se ocultan del Señor en las profundidades; cometen sus fechorías en la oscuridad, y piensan: ¿Quién nos ve? ¿Quién nos conoce?! ¡Qué manera de falsear las cosas! ¿Acaso el alfarero es igual al barro? ¿Acaso le dirá el objeto al que lo modeló: Él no me hizo? ¿Puede la vasija decir del alfarero: Él no entiende nada?” (vv. 15-16). No podemos desconocer ni dejar a un lado a quien no solamente nos creó sino a quien también nos salvó.
Propongámonos que haya el anhelo de buscar al Señor ardientemente y honrarlo como se merece. Que esta sea una de nuestras metas en el área espiritual para el año que viene.

Amado Señor: Queremos estar Contigo como con el mejor de los enamorados. Buscarte en la mañana, en la tarde, en la noche. Hablarte muy seguido como al amigo más sincero abriendo el corazón no solamente para contarte tristezas y amarguras; también deseamos compartirte sueños, alegrías y triunfos. Gracias buen Dios por enseñarnos a adorarte con la mente, con labios sinceros y corazón humilde. Estamos agradecidos por tanto bien recibido. ¡Eres el Dios Majestuoso digno de toda nuestra alabanza! ¡Bendito eres Señor!

Un abrazo y bendiciones.